¿Dónde y cómo puedo cargar mi vehículo?

Where-can-I-charge

Aparte de lo que comentamos en nuestro primer artículo “Tiempo de carga: El eslabón más débil”, otra pregunta frecuente es dónde y cómo puedo cargar mi vehículo. Por lo tanto, en primer lugar es importante aclarar el concepto de modo de carga que, en pocas palabras, son las distintas maneras de cargar tu vehículo.

Modo 1:

El Modo 1 consiste en conectar directamente el vehículo con la red doméstica utilizando un enchufe convencional. Este modo de carga no es compatible con ningún vehículo, ya que no cumple con los requisitos mínimos de seguridad, debido a la falta de un protocolo de comunicación o dispositivo de seguridad durante el proceso de carga.

Modo 2:

Este modo es una evolución del modo 1 de carga. En este caso el vehículo también está conectado a un enchufe convencional, pero no directamente, porque el enchufe de conexión que se utiliza en este modo de carga tiene un dispositivo de control para gestionar la seguridad del proceso de carga. La ventaja de este modo de carga es la posibilidad de cargar en cualquier enchufe convencional disponible, utilizando este cable de conexión con el dispositivo de seguridad integrado. De todos modos, este modo no permite potencias de carga de más de 2,3-3 kW. Además, este modo es más sensible a los problemas durante el proceso de carga porque la caja de control de este dispositivo portátil tiene algunas limitaciones.

Modo 3:

El Modo 3 consiste en la instalación de un punto de carga en tu plaza de garaje privada con el fin de cargar tu vehículo. Este dispositivo se instala conectado directamente con la red doméstica, optimizando la potencia que tu instalación doméstica puede proporcionar. La ventaja de este modo es que es posible obtener potencias de carga de hasta 7,4 kW en monofásico y de 22 kW en trifásico, y su nivel de seguridad es muy alto, ofreciendo un índice de fallos mínimo durante el proceso de carga.

Modo 4:

Todos los modos anteriores son siempre modos de carga de CA. En el modo 4, el vehículo está conectado a un punto de carga que proporciona directamente corriente continua a la batería del vehículo. Este es el modo de carga para los puntos de carga ultrarrápidos. En este tipo de instalaciones es posible cargar tu vehículo hasta 50 kW. Como consecuencia, el tiempo de carga se reduce drásticamente, y es posible cargar la batería hasta un 80 % en menos de 30 minutos, y esta es la gran ventaja de este modo de carga. La desventaja de este modo es que requiere un tipo de instalación e infraestructura solo disponible para estaciones de carga públicas. Además, el vehículo debe tener instalado el conector adecuado para este tipo de modo de carga (en el siguiente artículo hablaremos de los distintos conectores para vehículos enchufables)

Sin embargo, Wallbox ha lanzado su nuevo cargador de CC doméstico, que permitirá a nuestros clientes proporcionar directamente corriente continua a sus vehículos, consiguiendo mayores velocidades de carga y capacidades de carga bidireccional, en función del estándar de carga del vehículo, y también del modelo del vehículo.

La propuesta de Wallbox

Los dispositivos fabricados por Wallbox se han creado para funcionar en el modo 3. Todos nuestros productos han sido diseñados para optimizar el proceso de carga tomando la máxima potencia disponible de la red disponible para cada cliente.

Además, Wallbox ha lanzado el cargador de CC más pequeño del mercado que permitirá a nuestros clientes tener una gestión completa de su energía.

Actualmente, Wallbox está trabajando en futuros desarrollos con el fin de ofrecer soluciones para el resto de modos de carga a disposición de sus clientes.

Compartir esta publicación:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Leave a Comment